titulo
924 311 216

Redes Sociales

Facebook Twitter RSS

15/01/2014

GRIPE A Y GRIPE COMÚN.

Imagen Principal

Estamos viviendo estos días un Rebrote de la antiguamente famosa Gripe A, ante la cual pasó el pánico otros años y ahora aparece de nuevo, aunque en pequeñas proporciones todavía, esperándose una mayor incidencia en las próximas semanas.

Tenemos que estar en alerta por una parte, y tranquilos por otra. En Alerta porque la Gripe A provoca cuadros más graves que la gripe común, como Insuficiencia Respiratoria con grave dificultad para respirar, cambios bruscos en la frecuencia cardíaca, vómitos o diarreas persistentes, fiebre muy alta, pérdida de la conciencia o empeoramiento agudo de una enfermedad crónica previa. Por otra parte tenemos que esta tranquilos porque en la vacuna de la gripe de este año está incluida la cepa de la gripe A, por lo cual aquellos pacientes incluidos en los grupos de riesgo que se hayan vacunado están protegidos ante la Gripe A. Incluso se recomienda vacunarse en estos días, en caso de que los pacientes en riesgo no se hubieran puesto la vacuna en otoño.

Las diferencias más importantes entre una gripe y otra son las siguientes:

-Los síntomas de la gripe A pueden tardar 7 días en notarse y duran intensamente de 2 a 4 días. La gripe común se manifiesta más rápidamente y dura de 5 a 7 días.

-El dolor de cabeza es muy intenso en la gripe A y no muy intenso en la común.

-La fiebre es muy alta y aparece de manera súbita en la gripe A y es menos alta, no suele llegar a 39º en la gripe común.

-El cansancio, la fatiga y el dolor muscular pueden ser extremos en la gripe A y más leves en la común.

-La tos es más seca e intensa en la gripe A, así como el dolor de garganta, el lagrimeo y el ardor con pesadez en los ojos.

-La gripe A provoca más escalofríos intensos, más náuseas, vómitos y diarreas que la común.

La actitud ante los dos cuadros de gripe tiene que ser siempre expectante y consultar con el médico los síntomas y signos que aparecen para estudiar la vía respiratoria y el cuadro general, para detectar a tiempo complicaciones posteriores, una de las cuales puede ser la sobre infección bacteriana, en cuyo caso, y solamente en este caso, el médico decidirá sobre el uso o no de antibióticos.

Los tratamientos de la Gripe A y de la común son muy parecidos, con anti-térmicos, analgésicos, antitusivos, reposo en casa o en cama según los síntomas y la intensidad de los mismos. Se aconseja evitar los cambios de temperatura ambiente, hidratarse bien y vigilar los signos de alarma, sobre todo en los grupos de riesgo, que son los pacientes con enfermedades cardíacas y pulmonares crónicas, pacientes oncológicos, ancianos, niños con patología respiratoria o alérgica previa y los afectados por deficiencias inmunológicas.

En todo caso, como siempre, consulte con su médico y no haga automedicación para evitar complicaciones.

 

Dr. Carretero

Volver

Aviso legal y política de privacidad